GRB – El fenómeno físico más explosivo del universo


A menudo los fenómenos que nos encontramos en el universo superan nuestra imaginación. Este es el caso del fenómeno más energético que se puede encontrar en el universo, y en astrofísica se los denomina GRB (del inglés Gamma Ray Bursts) o Explosiones de Rayos Gamma, (si, como los que dieron origen a nuestro querido Hulk 😉 ).


Este fenómeno posee el poder destructivo medio de unas 10.000.000 de bombas atómicas como la lanzada sobre Hiroshima, y los hay de dos tipos: largos (duran más de dos segundos) y cortos (duran menos de dos segundos).
El pasado 14 de Junio el satélite Swift detectó un GRB a 1800 millones de años luz de la tierra, con una duración de 100 segundos, y su potencia fue de 100.000.000.000.000.000.000.000.000.000 megatones (1*10^29). Que ademas arroja una posible tercera categoría al no observarse una Supernova asociada, pero eso aún está por ver.

¿Que produce una explosión de este tipo?

Pues bien, puede darse debido a la fusión de dos estrellas de neutrones o a la union de un agujero negro y una estrella de neutrones, que provocarían un GRB largo durante el destructivo proceso.
Los GRB cortos se producen en la muerte explosiva de una estrella masiva o Hipernova, cuando se le agota el combustible nuclear y el centro se transforma en un agujero negro, actuando repentinamente como un sumidero que se traga toda la estrella, provocando la contracción del núcleo, convirtiéndose en algo tan compacto que las capas exteriores que caen rebotan en él, saliendo disparadas al exterior casi a la velocidad de la luz.

El objeto más lejano jamás contemplado por el ojo humano

El 19 Marzo de 2008 se produjo una de estas explosiones cósmicas, tan intensa que pudo contemplarse a simple vista, y si alguien fue tan afortunado de estar contemplando el lugar apropiado del cielo en ese momento, fue testigo del evento más lejano de la tierra contemplado por el ojo humano sin herramientas ópticas. Pues estaba nada mas y nada menos que a 7500 millones de años luz de la Tierra, que es más de la mitad del camino del universo visible, y que por supuesto quiere decir que esta explosion se produjo hace 7500 millones de años, antes siquiera de que la Tierra se hubiera formado.

La explosión aparece entre las estrellas de la constelación de Boyero.

El objeto mas lejano contemplado hasta entonces a simple vista estaba en la “cercana” galaxia M33, a unos 2.9 millones de años luz. Pero la luminiscencia residual de este nuevo GRB (GRB 080319B) fue de 2.5 millones de veces mas luminosa que la supernova más luminosa de la que se tenga registro, permitiendo su contemplación. Los rayos Gamma no pueden verse si no es desde el espacio, pues no atraviesan la atmósfera terrestre.

Cuando los chorros chocan contra las nubes interestelares de los alrededores, calientan el gas dando lugar a una incandescente visibilidad. Es esta “luminiscencia residual” gaseosa la que fue visible al ojo humano el 19 de marzo. A la izquierda vista por un Telescopio de Rayos-X y a la derecha con el telescopio óptico/ultravioleta que la Swift lleva a bordo.
Fuentes: A Través del Universo, NASA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *